La colaboración público-privada y poner al paciente en el centro del sistema de salud son esenciales para mejorar la calidad asistencial sanitaria

La colaboración público-privada y poner al paciente en el centro del sistema de salud son esenciales para mejorar la calidad asistencial sanitaria

Incrementar la colaboración entre la pública y la privada y poner al paciente en el centro del sistema son dos de los retos esenciales que debe afrontar la sanidad para mejorar la calidad asistencial, según han defendido los expertos en el ámbito sanitario, jurídico y de gestión hospitalaria que participaron en la jornada La atención sanitaria después de la pandemia, organizada por la Asociación de Hospitales de Galicia (Ahosgal), que en la actualidad preside José Ignacio Vidal, gerente del Hospital Cosaga.

En el transcurso del foro, los ponentes defendieron que es necesario “cambiar la cultura en la gestión hospitalaria” para adaptarse a las nuevas demandas de los pacientes, que exigen “soluciones más rápidas”, “de alto contenido tecnológico” y “sin importar quién presta la atención sanitaria, si es un gestor público o privado”.

El presidente de ASPE (Alianza de la Sanidad Privada Española), Carlos Rus defendió que es necesario “poner al paciente como centro real del sistema nacional de salud. Hay que apartar las decisiones de carácter ideológico y pensar en el paciente y ser transparentes”. “Sin el concurso de la privada no habrá una solución factible, viable y rápida para las listas de espera”, añadió.

Carlos Rus, presidente de Aspe

Durante su intervención en la inauguración de la jornada, Carlos Rus alertó que en Galicia hay “cuatro circunstancias excepcionales” que impiden el pleno desarrollo de la sanidad de gestión privada, por lo que “existe el riesgo de que el sistema sanitario gallego sea de segundo nivel”. “Y realiza una actividad importante, porque supone el 34% de las intervenciones quirúrgicas, el 28% de las urgencias y el 47% de la actividad de diagnóstico”.

Según explicó, Galicia cuenta, junto con la Comunidad Valenciana, con la normativa más restrictiva en materia de incompatibilidades de los profesionales”, a pesar del problema “enorme que existe para la contratación de profesionales de enfermería y facultativos”. Además, es la comunidad en la que existe “mayor posición de dominio” por parte del sector asegurador, que impone tarifas que impiden mantener la calidad asistencial y la accesibilidad requerida.

“Evitemos la ideología y evitemos las decisiones que no tienen al paciente en el centro de las decisiones sino en la política”, añadió el presidente de ASPE. En este sentido, recordó que la sanidad de gestión privada ya se ofreció a colaborar en la pandemia, “que aún no fue compensada por ello”, y está dispuesta a colaborar para reducir las “listas de espera, que crecieron un 50%” desde marzo de 2020.

Hospitales de futuro

El director general de Vithas, Pedro Rico, indicó que los hospitales del futuro que “deberán ser más digitales, centrándose en la organización y estructuración de circuitos; sin compartimentos estancos, sino con espacios más flexibles; y con áreas de Urgencias más resolutivas, en detrimento de la hospitalización”. Además, apuntó que surgirán nuevos perfiles profesionales y mayores ratios de enfermería y médicos.

En su opinión es necesario superar las “dificultades de accesibilidad a la sanidad privada en un contexto en el que los seguros penalizan la comicidad”, por lo que abogó por un “cambio regulatorio del seguro de salud”,

Por su parte, Ricardo Gómez Huelgas, presidente electo de la Federación Europea de Medicina Interna y director científico del proyecto El Hospital del Futuro, elaborado por la Fundación IMAS, defendió que es necesario “cambiar la cultura de la gestión hospitalaria y el modelo obsoleto centrado en el gerencialismo” para dar mayor protagonismo a los pacientes y a los profesionales en la toma de decisiones. “El hospital será un elemento más del proceso de atención, pero no el único”, agregó.

Ley de emergencias

El catedrático de Derecho Constitucional y exministro Francisco Caamaño subrayó que la colaboración público-privada “es una obligación constitucional” porque es una “economía social y de mercado”. Según indicó que la sanidad privada es el factor que contribuyó a que el sistema de salud español se “sea universal”, porque es el “complemento necesario”.

Francisco Caamaño, ex ministro de Justicia

Francisco Caamaño defendió que “la competencia es buena” para los dos sistemas”. Según dijo, el problema radica en que “algunos quieren sustituir y no complementar y otros, excluir y no complementar. El problema es que se buscan posicionamientos de enfrentamiento, como enemigos, en vez de buscar la colaboración como solución a ese conflicto”.

Además, subrayó que la pandemia demostró la eficacia de la colaboración público-privada, ya que el sector privado se puso “a disposición” del sistema, porque lo importante era ayudar a atender a los ciudadanos. Por ello, defendió que es necesario crear “una ley de emergencias sanitarias”, que establezca la participación de la iniciativa privada. “Sería inviable si no contempla como uno de los ejes centrales del modelo”, advirtió.

La consejera delegada del Grupo Ribera Salud, Elisa Tarazona, abogó por “alinear objetivos”, entre los dos sistemas para “mejorar la calidad asistencial”, porque deben ser los objetivos “compartidos, que debemos tener todos”.  Además, indicó que los pacientes deben estar “más en el domicilio y menos en el hospital

Ahosgal

La Asociación de Hospitales de Galicia está formada por todos los centros hospitalarios que están acreditados por el Sergas: HM Modelo, IMQ San Rafael y Quirónsalud, de A Coruña; HM La Rosaleda, de Santiago de Compostela; Ribera Juan Cardona, de Ferrol; Ribera Polusa y Quirónsalud Lugo, de Lugo; Cosaga y El Carmen, de Ourense; Ribera Povisa y Vithas Vigo y Sanatorio Concheiro, de Vigo; y Hospital Quirónsalud Miguel Domínguez, de Pontevedra.

La asociación promueve una asistencia sanitaria de calidad y la aplicación de las mejores prácticas médicas con el objetivo de promover la salud de los pacientes. Los 12 hospitales de Ahosgal forman parte del sistema sanitario gallego, mediante la actividad hospitalaria concertada. En conjunto cuentan con cerca de 1.850 camas hospitalarias y generan más de 5.000 empleos directos.